Hospital de los Venerables

Que ver en Sevilla

¿Quieres comprar entradas para La Sevilla judía, Barrio de Santa Cruz?

Comprar

El histórico edificio del Hospital de los Venerables

Sevilla es una candidata a ser la auténtica capital internacional del Barroco, y el Hospital de los Venerables (situado en la Plaza de los Venerables, en pleno Barrio de Santa Cruz cerca de lugares como la Catedral o la Giralda) es un escenario maravilloso para acoger exposiciones que dan buena muestra del peso del Barroco en esta ciudad, que atrae a estudiosos del arte y de la historia. En este lugar se pueden contemplar obras del famoso pintor Velázquez, Murillo, Zurbarán o Martínez Montañés. 

En añadido, también hay una exposición de arte contemporáneo, y eventualmente se celebran conciertos de órgano en los que se pueden escuchar música europea de diferentes épocas desde el siglo XVII al XXI, con piezas principalmente barrocas. Y es que este es uno de los mejores instrumentos para la interpretación de la música barroca. 

Una obra de divulgación del patrimonio

La idea es sacar provecho del órgano de la capilla de Los Venerables Sacerdotes, que fue construido por el maestro organero alemán Gerhard Grenzing, aprovechando que esta Iglesia tiene una destacada capacidad acústica. Tener este valioso instrumento en Sevilla merece que se le saque provecho. 

Reactivando la promoción del patrimonio cultural de Sevilla

El propio Hospital tiene un gran valor. Este edificio, que tiene una iglesia barroca con frescos de alto nivel, fue construido a finales del siglo XVII (de 1676 a 1699) por parte de los arquitectos Juan Domínguez y Leonardo de Figueroa gracias a donativos procedentes de la nobleza sevillana, del clero y de instituciones sociales, y en un solar que había cedido el Duque de Veragua. Este lugar es hoy en día uno de los máximos exponentes de la arquitectura del barroco en Sevilla. Al visitarse se pueden contemplar lo que fue el hospital, la Iglesia, la sacristía o el bello y original patio con su fuente rehundida muy característica pero que tiene un sentido funcional, y es que el edificio se encuentra en una cota más elevada que los caños provenientes del cercano Callejón del Agua que suministraban a este lugar; de manera que hubo que hundir la fuente para contrarrestar esta diferencia de nivel en la pendiente. El edificio ha sido declarado oficialmente Monumento Histórico-artístico por su excepcional arquitectura dentro del barroco sevillano. 

Misión: conservar la belleza y el valor artístico

Cada 8 de diciembre se celebra en España el Día de la Inmaculada, una festividad de carácter religioso vinculada a la Inmaculada Concepción que celebra la creencia cristiana de que la Virgen María no tuvo pecado original. El propio Murillo realizó para este Hospital de los Venerables, la obra La Inmaculada de los Venerables la cual había sido expoliada por los franceses y en la actualidad está preservada desde el año 1941 en el Museo del Prado de Madrid por su enorme valor. 

En definitiva, este edificio es una visita imprescindible si se recorre el sevillano barrio de Santa Cruz porque es un lugar clave para entender una parte de la historia de Sevilla.

Un edificio ligado a una preciosa iniciativa

Y es que este edificio comenzó con la idea cristiana de unos sacerdotes de realizar una labor piadosa y en la actualidad ha terminado siendo un monumento histórico. Lo fundó en el año 1675 el canónigo de la Catedral de Sevilla, Justino de Neve, quien además era amigo personal y mecenas del propio pintor Murillo. La idea es que fuese un edificio asistencial para los venerables sacerdotes ancianos, y aunque en la década de los 70 dejó de tener esta utilidad y hoy su uso es muy diferente, guarda la esencia de ese pasado.

¿Quieres comprar entradas para La Sevilla judía, Barrio de Santa Cruz?

Comprar
Comprar
entradas
Descubrir
ocio

Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más rápido y personalizado. Al acceder a esta página usted está aceptando el uso de las mismas. Por favor, lea nuestra política sobre cookies para obtener más información sobre su utilidad y la forma de eliminarlas o bloquearlas.